27 mayo 2015

CÁRITAS SE MOVILIZA ANTE LA VIOLENCIA CRECIENTE EN BURUNDI

 
En el marco de la celebración del Día de Africa celebrado el 25 de mayo, Cáritas Española apuesta por fortalecer sus proyectos de ayuda humanitaria y de cooperación fraterna junto a las Cáritas africanas, donde el objetivo prioritario son las comunidades más vulnerables y aquellas situaciones donde la protección de los derechos humanos es más precaria.
Acogida a desplazados y refugiados en Burundi
Tal es el caso de la región de los Grandes Lagos de Africa, donde la red Cáritas se ha movilizado para acoger a los miles de desplazados internos y refugiados que huyen del estallido de violencia política en Burundi, que ha provocado el éxodo de miles de familias hacia otras zonas del país o hacia la vecina Ruanda. El estallido de violencia comenzó a finales de abril, a raíz del anuncio del actual presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, de presentarse a un tercer mandato en las elecciones presidenciales.
"Es una prioridad urgente ayudar a los heridos y a las personas que han sido desplazadas", ha señalado el padre Jean Bosco Nintunze, secretario general de Cáritas Burundi. "Algunos de los heridos más graves son jóvenes", ha añadido.
Muchas de las personas que ha atravesado la frontera con Ruanda se han asentado en las diócesis de Muyinga y Ngozi. En toda la zona, la red Cáritas está proporcionando alimentos y ayuda básica a las personas que acuden a las parroquias, aunque, explica el padre Nintunze, "no está garantizada la seguridad de las parroquias".
Vista de una misión de Cáritas Española a Ruanda
En plena crisis de refugiados, una misión de Cáritas Española visitó la zona a mediados de mayo. Al frente de la misma ha estado Lucía Lois, responsable de Ruanda, Burundi y República Democrática del Congo en el Área de Cooperación Internacional de Cáritas Española, que ha viajado acompañada por dos colegas de Cáritas Diocesana de Burgos, que desde hace cuatro años apoya diversos proyectos de Cáritas Diocesana de Butare dirigidos a impulsar la promoción integral de más de 2.000 familias en los ámbitos de la agricultura, la salud y la educación.
De la mano de los responsables de Cáritas Ruandesa, la delegación de Cáritas Española visitó el campo del tránsito de Gashora para evaluar sobre el terreno la situación de los refugiados burundeses.
Lucía Lois avanzó la disposición de Cáritas Española para apoyar, en el marco de la respuesta coordinada de la red Cáritas Internationalis, el plan de acogida a los refugiados que ha puesto en marcha Cáritas Ruanda. “Nuestra intención –ha explicado-- es continuar la cooperación fraterna que mantenemos con Cáritas Butare y, por supuesto intervenir en casos de emergencia como el de los refugiados burundeses”.
“En cuanto dispongamos de información precisa sobre el proyecto de asistencia a estos refugiados, y se evalúen las necesidades prioritarias y los compromisos por parte de Cáritas Ruanda, estudiaremos cómo apoyar este plan. Nuestra disponibilidad es absoluta”, ha afirmado Lucía Lois.
Proyectos en R. D. Congo, Ruanda y Burundi
La presencia de Cáritas Española en la Región de los Grandes Lagos es también muy activa en la República Democrática del Congo, sobre todo en las diócesis de Bukavu y Uvira, en Sur Kivu, donde la actividad de los grupos armados ha generado más de 600.000 desplazados. Allí se acompañan programas de asistencia humanitaria a desplazados y de seguimiento de la violación de derechos humanos, así como proyectos de desarrollo centrados en el derecho a la alimentación a través de cooperativas agrícolas en zonas en proceso de pacificación.
Además, en Ruanda y Burundi, Cáritas Española apoya a las Cáritas Diocesanas de Butare y Bururi en la puesta en marcha de proyectos de cooperativas de préstamo y ahorro y de cooperativas agrícolas que permitan generar actividades generadoras de ingresos y mejorar el acceso a los derechos básicos de la población local.
Seguridad alimentaria y construcción de la paz en el Sahel
Además de la región de los Grandes Lagos, Cáritas Española trabaja desde hace años en otros países africanos, donde impulsa, de la mano de las Cáritas locales, numerosos proyectos de educación, seguridad alimentaria, agua y saneamiento, construcción de paz, ayuda de emergencia y trata de personas, junto a acciones de fortalecimiento institucional y acompañamiento a aquellas Cáritas hermanas que lo necesiten.
Al sur del Sahara, en la Franja del Sahel –de la que forman parte Senegal, Mali, Burkina Faso, Níger, Chad, y Sudán—, la seguridad alimentaria y los conflictos armados son los principales problemas a los que Cáritas viene dando respuesta. Para ello, se apoya a las comunidades locales a través de proyectos de seguridad alimentaria orientados a garantizar su propio autoabastecimiento. Se trata de un trabajo a largo plazo, en el que, más allá del acceso a la comida, se apuesta por el desarrollo integral de las personas en los ámbitos de la educación, la protección, la salud y la organización comunitaria.
Otra de los ejes del trabajo de Cáritas Española en el Sahel es la construcción de la paz. Se trata de una región donde la Iglesia es un actor fundamental para la mediación en conflictos. Cáritas participa en esa misión a través del apoyo al diálogo interreligioso, la protección de grupos vulnerables y la difusión de una cultura de la paz.
Lucha contra la trata de personas en Mozambique y Angola
En el otro extremo de África, Cáritas Española está presente en Mozambique y Angola, donde se promueven proyectos de seguridad alimentaria, de lucha contra el tráfico de personas y de desarrollo organizativo de las Cáritas locales. En Angola, Cáritas colabora con las Hermanas Oblatas en el acompañamiento y promoción de mujeres víctimas del tráfico de personas y la prostitución.
Ayuda humanitaria en el Cuerno de Africa, Kenia, Etiopía y Sudán
En Kenia, la situación de inseguridad alimentaria sigue siendo preocupante en varias regiones del país, como sucede en la zona de Garissa, en la frontera con Somalia, donde desarrollamos varios proyectos en un entorno de máxima inseguridad, muy expuesto a los ataques yihadistas y donde la misión de la Iglesia implica cada vez más riesgos.
Etiopía, Sudán y Sur Sudán son tres países donde está presente Cáritas Española. En este territorio, expuesto a sequías frecuentes, conflictos no resueltos y una situación de extrema vulnerabilidad en la población que se ha materializado en una emergencia crónica desde hace años, se llevan a cabo, junto a las Cáritas locales y otras organizaciones de Iglesia, proyectos de atención integral a la población afectada por los conflictos armados, en campos prioritarios como son la ayuda humanitaria (salud, agua y alimentación), educación y construcción de la paz.
Publicar un comentario en la entrada