28 mayo 2016

Corpus Christi - Día de Caridad: dejar huellas en la historia.


En torno a la festividad del Corpus Christi, Día de Caridad, Cáritas nos invita "a dejar huellas" de justicia y fraternidad en la historia . 

Es una invitación a poner la mirada en el hecho de que practicar la justicia, velar y hacer posibles los derechos fundamentales de todas las personas es imprescindible para erradicar la pobreza en el mundo.

Tomar conciencia de que practicar la justicia es una responsabilidad de todos implica un compromiso activo con la defensa de los derechos propios y ajenos, haciéndolos posible para todos desde el lugar que cada uno ocupa en la sociedad.

Por eso PRACTICAR LA JUSTICA es amar a tu prójimo, a tus semejantes, como a ti mismo, es hacerles lo que a ti te gusstaría que te hicieran si estuvieran en tu lugar. Es tratar con dignidad a todo ser humano, poruqe es de tu misma familia, la humana, hijo de tu mismo Padre-Madre Dios. es no quedar indiferente ante su sufrimiento y necesidad cuando le son arrebatados sus derechos, y no puede vivir dignamente por la injusticia de otros. Es movilizarse y actuar porque lo que a él le pasa a mí me pasa, lo que a él le golpea...a mí me golpea.

Por eso, para saber si nuestras huellas están el camino correcto, Cáritas no sugiere usar estos indicadores: 
  • Hacer un consumo responsable. Compro sólo lo que necesito.
  • Hacer aportaciones períodicas a causas solidarias y a organizaciones humanitarias.
  • Con mis acciones contribuir a la unidad y la armonía entre las personas, contribuir a crear comunidad, a fortalecerla.
  • Cumplir las obligaciones como ciudadano pagando los impuestos que repercuten en beneficio de todos.
  • Preocuparme por la situación de los países empobrecidos y participar en acciones en su favor.
  • Preocuparme cada día por reducir el nivel de contaminación que produce mi estilo de vida y consumo.
  • Participar en acciones, actos públicos o manifestaciones que reclamen políticas sociales que ayuden a las personas más desfavorecidas o para que se cumplas los derechos fundamentales.
  • Pertenecer y participar activamente en alguna asociación, grupo, ONG o entidad que trabaje por la mejora de la vida de las personas más vulnerables.
  • Participar en actividades o iniciativas promovidas por grupos o entidades que trabajen por la economía alternativa, el comercio justo, lo ecológico, etc., o que reclame a los gobernantes el fin de la pobreza y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
  • Votar a aquellos partidos políticos que demuestren con hechos que su preocupación real es lograr el bien común, y proteger y dignificar la vida de las personas más vulnerables y desfavorecidas.
El camino está sugerido, solo queda amar y vivir la justicia y dejar huellas de amor en el mundo.

Cáritas Española, Practica la justicia. Deja tu huella
(Adultos. Guía para el animador, Madrid 2015, p. 3)

31 diciembre 2015

Oración al final del año...


En el día que termina el año, desde Cáritas os invitamos a orar juntos diciendo:
 
Al terminar este año, Señor,
nos llenamos de agradecimiento.
Todos unidos, reconocemos la lluvia de tus bendiciones
y los dones abundantes que recibimos de Ti,
pequeños y grandes, materiales y espirituales.

Te agradecemos sobre todo el don de tu presencia,
al que unimos el don de Jesús y del Espíritu.
Muchas gracias, Padre.

Reconocemos también nuestros fallos y perezas,
nuestros despistes y superficialidades,
todo el mal que hemos hecho
y el bien que hemos dejado de hacer.

Por eso, pedimos perdón:
porque hemos alimentado poco la fe,
no hemos ejercitado debidamente el testimonio
y no hemos hecho rendir convenientemente
los talentos que nos has dado.

Nos acogemos, Padre, a tu gran misericordia.
No dejes de empaparnos con tu gracia.
Ayúdanos a ser sencillos, a vivir en la verdad,
a compartir lo que tenemos,
para que todos descubran que eres bueno.

Con María, Madre de Misericordia,
te damos gracias por el año que termina
y por el que vamos a vivir trabajando por la justicia. Amén.

29 noviembre 2015

PORQUE ES POSIBLE. NADIE SIN HOGAR


El 22 y 23 de octubre, cerca de 150 personas del ámbito de Cáritas (personas sin hogar, voluntarios y contratados), nos juntamos en la sierra de Madrid para:
  • Trabajar de forma conjunta y fomentar la presencia y participación de la personas en situación de sin hogar.
  • Generar y compartir espacios y experiencias entre personas en situación de sin hogar, técnicos y voluntarios. Poner en valor el “juntos somos más”.
  • Reflexionar sobre lo que ha supuesto la Campaña en estos 5 años: mejoras, aspectos a mantener… y avanzar en líneas de futuro: contenidos, participación, necesidades, etc.
Después de dos días intensos de trabajo en diferentes grupos, queremos alzar nuestra voz para decir a la sociedad, a los medios de comunicación y a las administraciones que:
  • La salud no es un negocio, es un derecho de toda persona. Por ello, cuando se nos deniega la tarjeta sanitaria, se vulneran nuestros derechos. Cuando sí la tenemos pero residimos en la calle, se nos trata con prejuicios. No entendemos como siendo un único estado hay tantas diferencias de interpretación a la hora de acceder a ejercerlo. Existen estudios que demuestran que mejorando las condiciones de habitabilidad de las personas y mejorando las condiciones de la vivienda, mejora también la salud. +VIVIENDA=+SALUD La relación entre salud y vivienda es directa.
  • La vivienda para todas las personas es un lugar donde encontramos cariño, amor, seguridad. Facilita el acceso a un empleo, entendemos que el “HOGAR ES LO QUE SE SIENTE”, por ello no entendemos que siga habiendo viviendas vacías mientras hay gente en la calle, es necesario ampliar y mejorar el acceso a las viviendas sociales.
  • Queremos desmitificar las ideas asociadas a personas en nuestra situación, no queremos vivir de ayudas, QUEREMOS TRABAJAR.
  • Hay muchos ayuntamientos que no nos permiten empadronarnos, cuando este es necesario para acceder a todo lo que supone ser ciudadano, como servicios sociales, tarjera sanitaria, etc. Con un empadronamiento, te haces visible “eres persona”. No entendemos por qué tantas trabas para percibir una renta básica, sobre todo si te encuentras acogido en un Centro. Si no tenemos ingresos de ningún tipo ¿Cómo podemos salir de esta situación?
  • La participación es formar parte de algo, es un valor, no un objetivo a conseguir. Tenemos miedos e inseguridades que nos dificultan la participación, por situaciones negativas que hemos vivido en la calle, por eso queremos aprender a participar. Es curioso que para poder escribir en el buzón de sugerencias de un Centro, debas formar parte de ese Centro, pues para poder opinar como un ciudadano tienen que dejarnos serlo.
  • Como consecuencia de las situaciones que hemos vivido en la calle, se genera en nosotros desconfianza a la hora de establecer relaciones, lo que nos lleva a buscar vínculos en otros sitios, ya sean negativos o positivos. Si conseguimos tener relaciones sociales positivas, nacen diferentes tipos de vínculos que conseguirán que dejemos de sentirnos solos. No tener a nadie es tenerlo todo perdido, tenemos claro que NO SOMOS NADA SIN LOS DEMÁS.
(Manifiesto Campaña Personas sin Hogar 2015)

11 noviembre 2015

COMUNICADO DE fePsh ANTE LA RECIENTE APROBACIÓN DE LA ESTRATEGIA NACIONAL INTEGRAL DE PERSONAS SIN HOGAR


Disponer de una Estrategia Nacional para personas sin hogar era una asignatura pendiente por la importancia del problema, por su magnitud social y por la complejidad del mismo. Por tanto, el mismo hecho de su existencia constituye una buena noticia.

La incorporación de enfoques centrados en la vivienda (housing led) y medidas que incluyen metodologías innovadoras como Housing first, junto con el hecho de que se hayan definido objetivos concretos de reducción del sinhogarismo y de reducción del número de personas que pernoctan en espacios público, constituye un paso importante porque ello implica dotarse de un marco referencial y un compromiso político. Las entidades de fePhs nos comprometemos para colaborar en hacer realidad estos compromisos y el desarrollo de la Estrategia como una herramienta adecuada para la erradicación del sinhogarismo.

Desde fePsh entendemos que hay dos aspectos a mejorar y sobre los que incidir, que pueden condicionar la consecución de los objetivos de reducción del número de personas que se ven abocadas a vivir en la calle, expresados en la Estrategia:
  1. Entendemos que hubiera sido necesario y así lo propusimos en el proceso de trabajo la incorporación de un presupuesto específico para el desarrollo de la estrategia. La prevención, la innovación social, la investigación y evaluación continuada requieren también de dotaciones económicas extraordinarias claras. En este sentido hemos escuchado al Ministro de Sanidad declarar que la estrategia se desarrollará en planes concretos. Reclamamos que estos se definan lo antes posible y que tengan su correspondiente asignación presupuestaria que permita su ejecución.
  2. El ámbito competencial en la materia hace que determinados ámbitos importantes de la estrategia hayan quedado poco desarrollados, como por ejemplo la provisión de viviendas para disponer de alojamientos estables.  En este sentido solicitamos el compromiso de su desarrollo por parte de las comunidades autónomas a la vez que ofrecemos nuestra mayor disposición para esta tarea.
Entendemos que la Estrategia que hoy se aprueba debería constituir un punto de partida para el desarrollo de estrategias regionales en todas las CC.AA. Estos planes autonómicos debería desarrollar aquellos ámbitos de la Estrategia Nacional que competencialmente les corresponden y entre los que destacamos:
  1. Políticas sociales integradoras e integradas de vivienda, empleo, etc., que garanticen la prevención y ofrezcan un sistema plural de alojamiento.
  2. El desarrollo de recursos de baja exigencia y contacto de calidad, que minimicen el tiempo en calle y garanticen los derechos de los ciudadanos que se encuentran sin hogar.
  3. El compromiso de avanzar en el conocimiento de la situación de las personas sin hogar  que posibilite hacer diagnósticos certeros. Pues no se conocen con exactitud el número de personas que viven en las calles, ni las que residen en viviendas o espacios inadecuados o sin garantías de poderla mantener a corto plazo.
  4. La incorporación del Tercer Sector para el desarrollo de labores de seguimiento y evaluación vinculadas a las diferentes estrategias. Gran parte del conocimiento y expertise necesario paramejorar y desarrollar la Estrategia se encuentra en aquellas entidades que venimos trabajando desde hace décadas con las personas sin hogar.
La Federación de Entidades de Apoyo a las Personas  Sin Hogar (fePsh) la conforman 9 entidades y plataformas que agrupan a más de 41 organizaciones, con presencia territorial en todo el Estado Español.

http://www.fepsh.org/es/

20 junio 2015

No debemos vivir “sólo de pan”



Esta semana, Cáritas ha esperado con ansias la encíclica del Papa Francisco "Laudato Si, el Cuidado de Nuestro Hogar Común". Pareciera que otras personas alrededor del mundo también están muy interesadas en este documento. Es como si hubiera una necesidad apremiante de liderazgo mundial, ya que quienes han sido electos como administradores del medioambiente y los promotores de la ecología humana han sido ineficaces, y lo que menos hay en el mundo es armonía.

Uno de los temas centrales de la labor de Cáritas es ayudar a las comunidades a responder al cambio climático y a estar preparadas para su impacto, pero nuestro trabajo va mucho más allá de los asuntos ambientales. Parte de nuestra labor es reparar los desequilibrios mundiales y crear armonía en la creación de Dios.

Cuando perjudicamos el medioambiente lo perjudicamos todo. Necesitamos aire para respirar y alimentos para comer. ¿Cómo sobrevivimos si atacamos a los que nos sostiene y al resto de la creación? Así como somos una sola familia humana también debemos ser uno con nuestro medioambiente. Se trata de un estilo de vida, pero también de restaurar nuestra relación con Dios y con Jesucristo, su hijo amado, que vive en las comunidades que están siendo destrozadas por injusticias meteorológicas, económicas y sociales, mientras que gran parte del mundo les da la espalda.

La misión de Cáritas es servir, acompañar y defender a los pobres, así como lo hizo Cristo. Cuidar de la creación quiere decir velar por las personas que están en los márgenes, la gente que no tiene acceso a alimentos, educación y atención médica, aquellos que sufren opresión y discriminación. Nosotros no sólo salvamos vidas, como dijo el Papa, esto no es suficiente y Cáritas trabaja para asegurar que la gente pueda tomar su destino en sus propias manos. Construimos comunidades resilientes que puedan evitar o mitigar desastres – muchos de los cuales son ocasionados por cuestiones climáticas como inundaciones, sequías y huracanes. En nuestra incidencia, promovemos las voces de los pobres, no sólo denunciando sistemas que dañan a aquellos que viven en la pobreza, sino también intercambiando y fomentando las mejores prácticas, incluyendo aquellas en la lucha contra el hambre y para la protección de nuestro medioambiente.

Nuestra visión estratégica para los próximos cuatro años es Una sola Familia Humana, Cuidando de la Creación. Esto se debe a que hemos sentido un llamado fuerte y constante del Papa Francisco. Él tomó su nombre en honor a San Francisco de Asís “el hombre pobre, el hombre de paz, el hombre que ama y protege la creación”. En Evangelii Gaudium nos recordó que nuestro mandato como cristianos es “ir a todo el mundo y proclamar la buena nueva a toda la creación” y restaurar nuestra relación con Dios porque no somos sólo beneficiarios de la creación, somos sus guardianes.

La Biblia frecuentemente nos habla del estilo de vida. Por ejemplo, habla de cómo comer. Nos enseña a compartir y dice que no debemos vivir “sólo de pan”. Asimismo, nuestra labor de restaurar la armonía mundial se inspira en las vidas de las primeras comunidades cristianas y la forma en que compartían recursos.

El objetivo de la labor de Cáritas es contribuir al florecimiento humano. Se trata de tomar en cuenta a las generaciones futuras y luchar contra lo que pone la vida en peligro. El Santo Padre nos ha advertido una y otra vez del peligro de la cultura de despilfarro y la “globalización de la indiferencia” hacia nuestro prójimo. No podemos ser Cáritas sin escuchar esta voz al trabajar en comunión hacia una globalización de amor y solidaridad. Servimos a los pobres con los que Cristo mismo se identificó. Sirviendo a los pobres servimos a nuestro Señor. Llevamos un mensaje de esperanza, al igual que lo hará el Papa Francisco con su encíclica y como lo ha estado haciendo desde que fue electo. De esta forma, somos verdaderamente Cáritas.

De P. Pierre Cibambo Ntakobajira, 
Asistente Eclesiástico de Caritas Internationalis

07 junio 2015

¿Qué haces con tu hermano? Construir la red fraterna.


Nuestra época está marcada por las desigualdades sociales, la pobreza, el hambre, y sobre todo la pérdida de derechos fundamentales... La exclusión de las personas y las familias más pobres crece de forma escandalosa. Los ricos son más ricos, y los pobres son más pobres, más numerosas y con menos derechos. Millones de personas han quedado tiradas, "descartadas", excluidas, en la cuneta de nuestra sociedad, de nuestro mundo.

Ante esta situación de empobrecimiento y pérdida de derechos, reafirmamos, una vez, más la centralidad y la prioridad de la persona humana por encima de cualquier interés político, ideológico o económico.

El lamento de las víctimas que provoca la injusticia estructural del sistema capitalista retumba en nuestros oídos permanentemente y golpea nuestras conciencias para que nos permanezcamos indiferentes (cf. Ex 3). Escapemos de la "globalización" de la indiferencia", que nos lleva a pensar sólo en nosotros mismos y nos vuelve insensibles al sufrimiento del prójimo. Martin Luther King decía: "No me duelen los actos de la mala gente, me duele la indiferencia de la gente buena".

Ha llegado el momento para conmovernos y movernos, para encontrarnos con los hermanos caídos. Somos guardianes del bienestar de nuestros hermanos y hermanas, somos guardianes de sus derechos, de los que reconocen nuestra dignidad inalienable. Por ello, desde Cáritas, queremos convocar a todos a vivir la fraternidad comprometida.

"La medida de la grandeza de una sociedad está determinada por la forma en que trata a quien está más necesitado, a quien no tiene más que su pobreza" dice el papa Francisco. También la medida de nuestra grandeza humana y cristiana vendrá determinada por la respuesta que vayamos dando con nuestra vida práctica a esta pregunta: ¿qué has hecho con tu hermano? "Lo que hicisteis a uno de estos hermanos mío más pequeños, a mi me lo hicisteis" (Mt 25, 40).

Por eso es necesario comprometerse en la transformación radical de esta sociedad, para construir una alternativa más humana, fraterna y solidaria en la que:
  • Todo se ponga al servicio de los seres humanos, especialmente los más empobrecidos.
  • Se garantice a todo el mundo la vivienda, la salud, la enseñanza y el trabajo dignos.
  • Se asegura la calidad de los servicios públicos evitando convertirlos en negocio privado.
  • Toda la ciudadanía pueda disponer de una renta mínima para vivir dignamente.
  • El capital y las finanzas estén controladas por los poderes públicos.
  • Se aseguren unos servicios sociales adecuados, que atiendan verdaderamente a los sectores más vulnerables para que puedan vivir con dignidad.
  • Hay justicia distributiva real para que el bien común prevalezca sobre el bien privado.
Cáritas Española, Campaña Institucional 2014-2015. "¿Qué haces con tu hermano". Manifiesto. Cuaderno de adultos, 51.

27 mayo 2015

CÁRITAS SE MOVILIZA ANTE LA VIOLENCIA CRECIENTE EN BURUNDI

 
En el marco de la celebración del Día de Africa celebrado el 25 de mayo, Cáritas Española apuesta por fortalecer sus proyectos de ayuda humanitaria y de cooperación fraterna junto a las Cáritas africanas, donde el objetivo prioritario son las comunidades más vulnerables y aquellas situaciones donde la protección de los derechos humanos es más precaria.
Acogida a desplazados y refugiados en Burundi
Tal es el caso de la región de los Grandes Lagos de Africa, donde la red Cáritas se ha movilizado para acoger a los miles de desplazados internos y refugiados que huyen del estallido de violencia política en Burundi, que ha provocado el éxodo de miles de familias hacia otras zonas del país o hacia la vecina Ruanda. El estallido de violencia comenzó a finales de abril, a raíz del anuncio del actual presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, de presentarse a un tercer mandato en las elecciones presidenciales.
"Es una prioridad urgente ayudar a los heridos y a las personas que han sido desplazadas", ha señalado el padre Jean Bosco Nintunze, secretario general de Cáritas Burundi. "Algunos de los heridos más graves son jóvenes", ha añadido.
Muchas de las personas que ha atravesado la frontera con Ruanda se han asentado en las diócesis de Muyinga y Ngozi. En toda la zona, la red Cáritas está proporcionando alimentos y ayuda básica a las personas que acuden a las parroquias, aunque, explica el padre Nintunze, "no está garantizada la seguridad de las parroquias".
Vista de una misión de Cáritas Española a Ruanda
En plena crisis de refugiados, una misión de Cáritas Española visitó la zona a mediados de mayo. Al frente de la misma ha estado Lucía Lois, responsable de Ruanda, Burundi y República Democrática del Congo en el Área de Cooperación Internacional de Cáritas Española, que ha viajado acompañada por dos colegas de Cáritas Diocesana de Burgos, que desde hace cuatro años apoya diversos proyectos de Cáritas Diocesana de Butare dirigidos a impulsar la promoción integral de más de 2.000 familias en los ámbitos de la agricultura, la salud y la educación.
De la mano de los responsables de Cáritas Ruandesa, la delegación de Cáritas Española visitó el campo del tránsito de Gashora para evaluar sobre el terreno la situación de los refugiados burundeses.
Lucía Lois avanzó la disposición de Cáritas Española para apoyar, en el marco de la respuesta coordinada de la red Cáritas Internationalis, el plan de acogida a los refugiados que ha puesto en marcha Cáritas Ruanda. “Nuestra intención –ha explicado-- es continuar la cooperación fraterna que mantenemos con Cáritas Butare y, por supuesto intervenir en casos de emergencia como el de los refugiados burundeses”.
“En cuanto dispongamos de información precisa sobre el proyecto de asistencia a estos refugiados, y se evalúen las necesidades prioritarias y los compromisos por parte de Cáritas Ruanda, estudiaremos cómo apoyar este plan. Nuestra disponibilidad es absoluta”, ha afirmado Lucía Lois.
Proyectos en R. D. Congo, Ruanda y Burundi
La presencia de Cáritas Española en la Región de los Grandes Lagos es también muy activa en la República Democrática del Congo, sobre todo en las diócesis de Bukavu y Uvira, en Sur Kivu, donde la actividad de los grupos armados ha generado más de 600.000 desplazados. Allí se acompañan programas de asistencia humanitaria a desplazados y de seguimiento de la violación de derechos humanos, así como proyectos de desarrollo centrados en el derecho a la alimentación a través de cooperativas agrícolas en zonas en proceso de pacificación.
Además, en Ruanda y Burundi, Cáritas Española apoya a las Cáritas Diocesanas de Butare y Bururi en la puesta en marcha de proyectos de cooperativas de préstamo y ahorro y de cooperativas agrícolas que permitan generar actividades generadoras de ingresos y mejorar el acceso a los derechos básicos de la población local.
Seguridad alimentaria y construcción de la paz en el Sahel
Además de la región de los Grandes Lagos, Cáritas Española trabaja desde hace años en otros países africanos, donde impulsa, de la mano de las Cáritas locales, numerosos proyectos de educación, seguridad alimentaria, agua y saneamiento, construcción de paz, ayuda de emergencia y trata de personas, junto a acciones de fortalecimiento institucional y acompañamiento a aquellas Cáritas hermanas que lo necesiten.
Al sur del Sahara, en la Franja del Sahel –de la que forman parte Senegal, Mali, Burkina Faso, Níger, Chad, y Sudán—, la seguridad alimentaria y los conflictos armados son los principales problemas a los que Cáritas viene dando respuesta. Para ello, se apoya a las comunidades locales a través de proyectos de seguridad alimentaria orientados a garantizar su propio autoabastecimiento. Se trata de un trabajo a largo plazo, en el que, más allá del acceso a la comida, se apuesta por el desarrollo integral de las personas en los ámbitos de la educación, la protección, la salud y la organización comunitaria.
Otra de los ejes del trabajo de Cáritas Española en el Sahel es la construcción de la paz. Se trata de una región donde la Iglesia es un actor fundamental para la mediación en conflictos. Cáritas participa en esa misión a través del apoyo al diálogo interreligioso, la protección de grupos vulnerables y la difusión de una cultura de la paz.
Lucha contra la trata de personas en Mozambique y Angola
En el otro extremo de África, Cáritas Española está presente en Mozambique y Angola, donde se promueven proyectos de seguridad alimentaria, de lucha contra el tráfico de personas y de desarrollo organizativo de las Cáritas locales. En Angola, Cáritas colabora con las Hermanas Oblatas en el acompañamiento y promoción de mujeres víctimas del tráfico de personas y la prostitución.
Ayuda humanitaria en el Cuerno de Africa, Kenia, Etiopía y Sudán
En Kenia, la situación de inseguridad alimentaria sigue siendo preocupante en varias regiones del país, como sucede en la zona de Garissa, en la frontera con Somalia, donde desarrollamos varios proyectos en un entorno de máxima inseguridad, muy expuesto a los ataques yihadistas y donde la misión de la Iglesia implica cada vez más riesgos.
Etiopía, Sudán y Sur Sudán son tres países donde está presente Cáritas Española. En este territorio, expuesto a sequías frecuentes, conflictos no resueltos y una situación de extrema vulnerabilidad en la población que se ha materializado en una emergencia crónica desde hace años, se llevan a cabo, junto a las Cáritas locales y otras organizaciones de Iglesia, proyectos de atención integral a la población afectada por los conflictos armados, en campos prioritarios como son la ayuda humanitaria (salud, agua y alimentación), educación y construcción de la paz.